Tercer Aniversario del Desalojo y Asesinato de Campesinos en Tekojoja

24 de junio 2008- por Movimiento Agrario y Popular
[img_assist|nid=194|title=Homenaje en Tekojoja|desc=|link=node|align=left|width=150|height=89]
Más de 800 personas asistieron a la conmemoración de los mártires Ángel Cristaldo y Leoncio Torres en la comunidad de Tekojoja, Caaguazú. Diversas organizaciones sociales, eclesiales y políticos rindieron homenaje a la lucha del movimiento Agrario y Popular.

Por tercera vez la comunidad de Tekojoja celebró el aniversario del sangriento desalojo ocurrido el 24 de junio del 2005 donde productores de soja asesinaron a dos campesinos. El homenaje se inició con una misa celebrada por el responsable de la Pastoral Social de Caaguazú, el Párroco Ignacio Espínola. Él manifestó la esperanza de lograr finalmente justicia por los atropellos cometidos por funcionarios judiciales, fuerzas policiales y sojeros en la comunidad.

Recordando que todos estos actores fueron cómplices de los hechos criminales cometidos durante el desalojo ilegal de las 56 familias. Durante esta operación, las casas fueron quemadas con todos los enseres, más de 150 personas, entre ellos niños y ancianos, fueron arrestados y finalmente el sojero, Ademir Opperman, que dirigía los camiones y las topadoras disparó asesinando a los dos hombres y hirió a un tercero que hasta momento sufre las secuela de las balas. Aun en la actualidad, el autor material de los hechos esta libre, no se ha tomado ninguna
medida contra los funcionarios judiciales y de seguridad pública involucrados y el juicio esta “congelado” en los cajones del Juez Marcial Villalba del tribunal de Coronel Oviedo. El Párroco Espínola se mostró esperanzado de que la nueva situación política del Paraguay traiga justicia en general a los más necesitados.

A continuación el senador José Nicolás Morínigo destacó la importancia de las organizaciones
sociales como la herramienta de lucha y de conquista de los intereses populares. En su discurso resaltó la consigna levantada por el Movimiento Agrario y Popular: Agricultura Campesina con Soberanía Alimentaria y Territorial.

Morínigo afirmó que la lucha por la recuperación de la tierra hoy en manos de productores extranjeros no es por razones de xenofobia, sino más bien por razones de seguridad nacional y que la agricultura del país debe estar en manos de la población nativa y en beneficio de ésta.

Sixto Pereira, senador electo, Luis Aguayo, secretario de la MCNOC y Jorge Galeano, dirigente del MAP representaron al Frente Social y Popular, plataforma que reúne a 12 sectores sociales de todo el país. En este frente se aglutinan organizaciones sociales del campo y la ciudad, y fue constituido después de las elecciones generales. Actualmente, la plataforma esta llevando adelante la formulación de propuestas en las áreas de educación, salud, comunicación, reforma agraria, vivienda, indígenas, mujer y trabajadores infantiles para el nuevo gobierno.

Antonio Galeano, secretario del distrito Tekojoja, en nombre del Movimiento Agrario y Popular renovó en su discurso el compromiso de la organización de continuar su lucha por defender las comunidades campesinas e indígenas y su soberanía alimentaria y territorial. En este sentido el MAP enfoca su esfuerzo por la recuperación de las tierras mal habidas y mal adjudicadas y el fortalecimiento de la agricultura familiar de autoconsumo basada en la identidad paraguaya campesina. Galeano también denunció la criminalización de los dirigentes campesinos en el
Paraguay, aproximadamente 3000 personas cuentan con cargos judiciales por su participación
en luchas sociales en los últimos años. El destacó específicamente la injusticia del apresamiento de los 6 paraguayos en Argentina, los cuales llevan casi 2 años en espera de la resolución del gobierno Argentino por su extradición.

El acto concluyó a medio día con el concierto del grupo de músicos “Los pregoneros de la libertad” miembros del MAP. El acto entero se desarrollo en un ánimo popular de renovada esperanza y compromiso de las comunidades de todo el departamento. La asistencia masiva demostró como la gente ha perdido el miedo después de la caída de 60 años de la hegemonía del Partido Colorado.

Las comunidades campesinas están ávidas por debatir su futuro en el marco de la Reforma Agraria y reconquistar sus derechos sociales, como la salud y educación pública y con recursos, viviendas dignas y una justicia independiente de los intereses económicos y políticos.